Economía de Fichas y Cómo Utilizarlo

Hoy estamos aquí para hablar sobre la economía de fichas y conocer cómo se aplica y en qué consiste. La economía de fichas es un procedimiento de cambio de conducta que consta de tres partes principales: una lista de conductas objetivos, unas fichas o puntos que los niños reciben por realizar las conductas de interés y un menú de reforzadores intercambiables; estos son objetos preferidos, actividades o privilegios. El objetivo es reforzar conductas apropiadas que se producen con poca frecuencia y reducir conductas inadecuadas.

Algunas veces los niños tienen verdaderos problemas para realizar algunas conductas, como hacer la cama o dejar de jugar con los amigos en el parque. Para conseguir modificar o adquirir una nueva conducta se suele utilizar la economía de fichas. Esto consiste en que el niño va a conseguir una serie de puntos tras realizar esas conductas objetivo y que luego los podrá canjear por premios, que pueden ser un juguete o realizar alguna actividad deseada como ir al parque. Es importante plantearle al niño la economía de fichas como un juego con normas que no se pueden cambiar y que debe de seguir toda la familia.

Veamos un ejemplo.

Tenemos a Daniel que tiene 7 años y sus padres quieren que haga la cama por la mañana, se ponga el uniforme del colegio y se siente a desayunar solito; pues siempre llega tarde al colegio. Para conseguirlo se han propuesto realizar una economía de fichas como la que aparece en la imagen del principio.

Cuando comenzamos y para conseguir que Daniel realice estas conductas, sus papás y le explican que van a hacer una actividad en casa y que lo van a hacer todos juntos. Comienzan explicando que quieren llegar pronto al colegio y para eso Daniel por las mañanas va a tener que hacer la cama, vestirse y desayunar él solito y que por cada cosa que haga sin ayuda de papá o mamá, va a recibir unas caritas y que si consigue todas las caritas conseguirá un premio.

Una vez hemos decidido que vamos a utilizar la economía de fichas es importante que se definan las conductas por las que se recibirán las fichas. Estas deben ser definidas con cuidado de forma que el niño conozca qué conductas se esperan de ellos y que la persona que da las fichas sepa exactamente cuándo se deben entregar al niño. Esto os recomiendo que se plasme en una panel y que este mismo lo hagáis vosotros mismos con vuestro hijo a modo de manualidad.

Seguidamente, debemos seleccionar las fichas que vamos a utilizar. Este es un paso muy importante porque deben de poderse entregar automáticamente tras la conducta objetivo, por lo que deben ser prácticas y cómodas. Además, deben de poderse acumular y que el niño las lleve con él. Unos ejemplos de fichas son, caras sonrientes, fichas de póquer, monedas, sellos, pegatinas, marcas de verificación, tarjetas, agujeros en una tarjeta, piezas de puzles, entre otras muchas. Esto entra dentro de tus posibilidades e imaginación. Pero es importante que estas fichas no estén disponibles por ninguna otra fuente, es decir que no puedan, por ejemplo, robárselas a su hermano o falsificarlas. Una forma de evitar las falsificaciones es llevar nosotros un conteo aparte, sobre todo si se tratan de marcas o agujeros en una tarjeta.

Ahora debemos identificar qué es lo que vamos a canjear con las fichas. La eficacia de la economía de fichas depende de los reforzadores con los que se asocien. Estos premios deben de seleccionarse desde el principio y deben aparecer en nuestra economía de fichas para saber siempre qué premios tenemos. Es importante que cada reforzador sea elegido específicamente para la persona que lo va a canjear por puntos. Unos ejemplos de esto son, escuchar música, pintar con los dedos, comer chucherías, jugar a videojuegos, un juguete específico, salir al parque, jugar con la Tablet, siempre cosas que sepamos que le gustan y que podemos realizar. Esto depende del niño. Recomiendo que sean cosas que se puedan llevar a cabo el mismo día y dejar cosas que impliquen más tiempo, como actividades de ocio tipo ir al parque o al cine, para el fin de semana.  Todo lo que entre en la lista debe estar limitado a su realización cuando se canjeen los puntos, es decir que no puede realizar esas cosas en ninguna otra circunstancia. Pero a cada cosa debemos establecerle un valor y cuantas fichas se conseguirán diariamente, es decir cuántos puntos o fichas vale esa actividad. Debemos poner un valor a cada reforzador de manera que se pueda conseguir siempre un reforzador Además, debemos determinar el número máximo de fichas que el cliente puede ganar en un día y fijar el tipo de cambio correspondiente. El tipo de cambio debe ser tal que el cliente pueda adquirir algunos reforzadores por un nivel de razonamiento de conducta apropiada, sin llegar a obtener un número elevado, lo que podría inducir saciedad.

De esta manera, imaginemos que Daniel acaba de hacer la cama, entonces su mamá le pone una carita sonriente y lo felicita verbalmente. Seguidamente, se pone el uniforme del colegio y la mamá vuelve a ponerle otra carita y a felicitarlo. Por último, desayuna sólo, entonces la mamá le pone la última carita y le felicita por lo bien que lo ha hecho todo y que por eso  podrá conseguir un premio, que están muy contentos por lo bien que lo ha hecho y que además hoy llegarán pronto al cole. Entonces a Daniel le dan la Tablet.

Por otro lado, imaginemos que Daniel se niega a obedecer, entonces deberemos recordarle cual es la conducta objetivo y que con ella va a conseguir puntos que podrá canjear por los premios. Si continúa negándose, Daniel pierde la oportunidad de conseguir el premio y habrá que acompañarlo a realizar la actividad, como, por ejemplo, hacer la cama. Si al llegar a la habitación decide hacerlo solo, tranquilamente sus padres le dirán que ha perdido esta oportunidad pero que podrá intentarlo de nuevo mañana.

En el caso de que una vez ha realizado todo, en el último momento Daniel se vuelve a poner el pijama, podremos retirarle un punto explicándole el porqué. Esta norma debe de explicarse al principio, cuando se le explicaron todas las normas de la actividad, para que cuando pase el niño lo pueda entender.  

Espero haberos podido ayudar y a que podáis aplicarlo con éxito en vuestra casa. Cualquier cosa podéis contactar conmigo.

Un saludo.

Vídeo Explicativo:

Publicado por irenepsicologa

Soy psicóloga especialista en Terapia ABA con más de 5 años de experiencia. Trabajo con niños y niñas con Trastornos del Neurodesarrollo, principalmente Trastorno del Espectro Autista. Disfruto de mi trabajo y lo realizo con pasión, cada día intentando mejorar como profesional e intentando mejorar el mundo de las personas con las que trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: