El Peligro del MMS

El MMS, o más conocido como la Solución Mineral Milagrosa (Miracle Mineral Solution, en inglés), es clorito de socio (NaCIO2), una solución similar a la lejía industrial y, como ésta, es tóxica. Es comúnmente utilizada para blanquear la pasta del papel, para blanquear fibras textiles y para desinfectar. Se comercializa una versión diluida como solución de Dióxido de Cloro (SDC) que dicen curar el resfriado, el autismo, el acné, la malaria, el SIDA y hasta el COVID-19.

Muchos estudios se han realizado al rededor del MMS para comprobar su eficacia como cura de muchas enfermedades, quedando descartada en todos los estudios científicos. Esta solución “milagrosa” es una potente sustancia química que cuando le añaden un ácido se transforma en lejía por lo que, cuando se ingiere el dioxido de cloro y éste se encuentra con los ácidos del estómago, se transforma en lejía en el propio estómago, con lo que ello conlleva. Pero esto puede suceder con cualquier tipo de ácido como el ácido cítrico del jugo de un simple limón.

A nivel comercial como cura, este producto presenta una cantidad de dióxido de cloro 200 veces superior por litro, al que se comercializa de forma industrial para la desinfección de aguas industriales. Pero incluso en menor cantidad que la que venden estos pseudocientíficos y falsos “médicos” venden, puede provocar nauseas, vómitos, dolores de estómago, acidez elevada, diarrea, irritación en los ojos, fallo renal, hemolisis, problemas respiratorios, deshidratación, desnutrición, entre otros muchos síntomas. Y es que esta lejía llega a destruir la flora intestinal de quien lo consume. La flora intestinal es la encargada de la asimilación de los alimentos, por lo que cuando destruimos esta flora intestinal nos desnutrimos, por mucho que consumamos alimentos sanos, suplementos alimenticios o suplementos medicinales.

El MMS es un producto que, entre los que trabajamos con niños con autismo, conocemos bien pues se ha vendido durante años como la “cura del autismo que nadie quiere que sepas”. La realidad es que se trata de un producto que hace tanto daño al niño, que éste no se encuentra en condiciones de aprender nada, de hacer nada, ni de sentirse bien. Lo peor es que cuando las familias preguntan por los síntomas que producen, los vendedores les dicen que <<precisamente esas son las señales de que está funcionando, por lo que cuanto peor está el niño, más se está curando>>, y yo me pregunto, ¿para curar el cancer meterán a la persona en una hoguera para quemar las células cancerígenas? No verdad, entonces por qué vamos a curar un Trastorno Neurológico o un virus como el COVID-19, envenenando a la persona.

Estas personas despreciables que venden este producto, utilizan como evidencias datos inventados, artículos que hacen pasar por científicos (que llegan a engañar a personas que no están familiarizadas con este tipo de artículos), opiniones de personas que nadie conoce realmente, vídeos de YouTube sin control y que cuando se eliminan siempre culpan a las industrias farmacéuticas. Estas personas también argumentan que si el MMS desinfecta, entonces tiene que acabar con la enfermedad por esa capacidad desinfectante, pero el agua hirviendo también desinfecta y nadie va a beber agua hirviendo.

Hay que tener en cuenta que sin evidencia científica corremos riesgos innecesarios, riesgos que nos pueden llevar a nuestra propia muerte o a la de nuestros seres queridos. No podemos fiarnos de personas que no están reconocidas por nadie o reconocidas como pseudociencias, y que se encuentran fuera de la legalidad. Y es que el consumo de estas sustancias es ilegal y para saltarse esta legalidad envían a las personas a médicos que se lucran de esta desgracia, pues si accedes a un médico de la seguridad social y descubre que tomas o das a tomar a tu hijo el MMS tendrás problemas legales, llegando incluso a que servicios sociales te quiten a tu hijo por maltrato. De la misma manera, cómo nos vamos a fiar, cuando uno de sus argumentos es que las farmacéuticas no lo comercializan porque es demasiado barato, pero ellos te lo venden por 2000€, además que te llevan a consumir otros productos igualmente perjudiciales para la salud de las personas como dietas, terapias extrañas o suplementos innecesarios.

Por último, os quiero compartir varios artículos de prensa donde se pueden ver casos de fallecidos o casos de riesgo, para que tu mismo seas quien se pregunte cuál es la realidad.

Publicado por irenepsicologa

Soy psicóloga especialista en Terapia ABA con más de 5 años de experiencia. Trabajo con niños y niñas con Trastornos del Neurodesarrollo, principalmente Trastorno del Espectro Autista. Disfruto de mi trabajo y lo realizo con pasión, cada día intentando mejorar como profesional e intentando mejorar el mundo de las personas con las que trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: